sábado, 14 de febrero de 2015

El cantante comunista


Lo primero debería ser explicar que el título de esta entrada no se me ha ocurrido a mi, no tengo tan mal gusto, porque si viene de una reseña de El Mundo, "El cantante comunista que ya peina canas", además de rojo, viejo parecen querer decir. Victor Manuel reivindica la memoria histórica en sus conciertos, dice el artículo que se ha declarado varias veces votante de Izquierda Unida, por lo tanto hay motivo para el título y debe arder en el caldero de Satán. Puestos a abrazarse a la simpleza, yo hubiese elegido "El cantante asturiano esta fetén" algo de lo que presume, de asturiano, con orgullo. Todo esto viene a que anoche estuvimos, acompañados por una enorme muchachada, en el Barclaycard Center Palacio de Deportes para asistir a 50 años no es nada. donde el cantante repasa su trayectoria y su biografía sentimental rodeándose de unos invitados de lujo: Serrat, Aute, Milanés, Rosendo, Poveda, Sabina... Ahora, solo un amanecer después, me ha dado por ver que se cuenta en la prensa digital y la cosa es descorazonadora lo que me ha impulsado a escribir estas líneas como se decía antes, no pretendo hacer una crónica del concierto, más que nada porque no sería capaz, solo me  conozco las canciones que se conoce cualquier españolito.

Asi que haciendo una busqueda rápida me sobresalta la visión de El Mundo del que he tomado prestado el titulo, espero no me reclamen derechos. Abc no va tan lejos, se centra en los problemas de sonido. Víctor Manuel, foco de las quejas en su arranque en Madrid: "¡No se oye nada". El sonido fue un desastre en los primeros compases del concierto, en un sector del fondo superior no llegaba el sonido o lo hacia con eco, sus intensos silbidos lo atestiguan, pero tras unas pocas canciones parece que termino solucionándose, al menos volvió la calma y el mediocre sonido típico del recinto. Me fije en algo que nunca había visto, las dos baterías estaban tras sendas mamparas, me recordó, salvando las distancias, a 24 Hours Party People cuando unos jóvenes Joy Division entran en estudio a grabar su primer disco, el productor agarrado a la botella de Jack Daniels les hace subir la batería al tejado para conseguir el sonido deseado. Muy recomendable la peli, lo de la batería no sé que tal irá. El caso es que es muy malintecionado el titular porque el concierto fue muy exitoso, el artículo termina afirmando "Víctor Manuel, aparentemente ajeno al tumulto, ha seguido con el guión previsto para su actuación" que simplemente es falso, cuando se entero se disculpó y se comprometió a volver a repetir el principio, cosa que no hizo amago de hacer al final del concierto pero después de tres horas es comprensible. En el otro extremo el diario global siguiendo en su caída libre, se olvida de los importantes problemas mencionados, intolerables cuando uno piensa en el precio del concierto y se centra en deshacerse en halagos hacia el poderío de Victor. Siempre hay excepciones y suele venir de los medios serios aunque menos mayoritarios, en este caso El Diario, siguiendo con la tónica nos quedamos con el encabezamiento, "Víctor Manuel y su Armada Invencible pueden con todo" que elegantemente hace referencia a todo lo sucedido en el show.

Y tras este bonito y siempre instructivo repaso, nos quedamos con La Canción de la Esperanza, en la que sorprende ver a Rosendo sobre un escenario sin su guitarra, "no se puede hablar de rock sin hablar de Rosendo" dice cuando le presenta, me quedo con eso.




"Siempre había soñado que se irían de una vez
nunca había soñado con un Rey.
Es muy desigual esta partida de ajedrez
ellos tienen votos y el poder"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...