domingo, 22 de febrero de 2015

Se arrojó al vacio

  

Gilles Deleuze se suicidó en noviembre de 1995 en París, decidió despedirse de este mundo y de su grave insuficiencia respiratoria, arrojándose al vació desde la ventana de su apartamento en la avenida de Niel, tenia setenta años. Leo ahora, veinte años después, un obituario, es más que posible que no sea la palabra precisa, solo por lo feo que suena ya no lo es, de Fernando Broncano, catedrático de la Carlos III, que  hace disfrutar con cada palabra, tan diferente de tantas reseñas periodísticas vacias. Escribe Broncano:
"Qué incorrecta y sin embargo correcta expresión «arrojarse al vacío» pues el cuerpo se arroja a un espacio químicamente lleno mientras que el alma se arroja a un espacio absolutamente exento. Gilles Deleuze sufría de insuficiencia respiratoria, la enfermedad de los fumadores compulsivos, que va cegando lentamente la vida: el corazón no recibe suficiente oxígeno y trata de obtenerlo haciendo que el cuerpo intente inspirar con más fuerza y velocidad, pero este esfuerzo se traduce en una mayor insuficiencia respiratoria y los segundos se convierten en agonía interminable, pues dura años hasta que el corazón se cansa. Corazón contra pulmones, ambos contra una mente desesperada. Impulso de vivir hasta que el corazón se cansa. O, como le ocurrió a Deleuze, hasta que se cansa el alma."

Llego hasta Delauze a lomos de la ignorancia que me permite que mi capacidad para descubrir nuevos caminos sea imperecedera, arribo con las manos vacías y me quedo sorprendido leyendo frases como esta:

"Es sencillo buscar correspondencias entre tipos de sociedad y tipos de máquinas, no porque las máquinas sean determinantes, sino porque expresan las formaciones sociales que las han originado y que las utilizan. Las antiguas sociedades de soberanía operaban con máquinas simples, palancas, poleas, relojes; las sociedades disciplinarias posteriores se equiparon con máquinas energéticas, con el riesgo pasivo de la entropía y el riesgo activo del sabotaje; las sociedades de control actúan mediante máquinas de un tercer tipo, máquinas informáticas y ordenadores cuyo riesgo pasivo son las interferencias y cuyo riesgo activo son la piratería y la inoculación de virus. No es solamente una evolución tecnológica, es una profunda mutación del capitalismo".
Gilles Deleuze. Post-scriptum sobre las sociedades del control.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...