martes, 18 de octubre de 2016

Pet Shop

Están al otro lado del cristal, grueso, infranqueable, seguro, no para protegerles de una supuesta amenaza exterior, por seguridad, por la seguridad de un pingüe negocio. En un cubículo de cristal iluminado con una luz potente, fría y algo tétrica viven, en una suerte de Gran Hermano absurdo, expuestos al micromundo del centro comercial bajo carteles con precios desorbitadas. 

Me acerco con curiosidad, sabiendo que lo que voy a ver no me va a gustar nada, pero por cerrar los ojos no va a dejar de ocurrir, la táctica del avestruz casi nunca funciona. No hay demasiados, un par de bichones durmiendo plácidamente, un chiguagua toy (!?!) con cara de susto y otro de cuya raza no puedo acordarme jugando aparentemente alegre desconocedor de que para su desgracia es sólo un producto más en esta asquerosa sociedad de consumo. No hay mucha gente, es temprano por lo que está muy desangelado, pero ellos están ahí, siempre están ahí, expuestos. Cualquiera que pase puede puede asomarse a sus celdas transparentes entre un café en el Starbucks y unas compras en Zara, no se puede negar que es muy es práctico, pero con estos precios es difícil que termine pasando por caja para satisfacer a sus criaturas, de todos es sabido que a los niños les van muy bien las mascotas para su desarrollo. Ya es demencial ponerle precio a un animal y venderlo en una tienda como si fuera un bolso exclusivo, resulta que además es un negocio muy lucrativo y oscuro. Uno se aleja de allí pensando en sus perezosos perritos y en lo miserablemente absurda que puede llegar a ser esta sociedad en la que vivimos sin levantar demasiado la voz, no sea que nos vayan a oír.




Imagen obtenida aquí



Algo vamos avanzando, el pasado mes de agosto se aprobó en respuesta a la ILP de El Refugio la Ley de Protección deAnimales de Compañía de la Comunidad de Madrid que tiene como objetivo principal el sacrificio cero prohibiendo el sacrificio de los animales de compañía “excepto por motivos de sanidad animal, de seguridad de las personas o animales, o de existencia de riesgo para la salud pública o medioambiental”. Sobre las tiendas de animales establece que la adquisición de perros y gatos “se deberá realizar por catálogo y medios similares que no requieran la presencia física de los animales en la tienda”. Para posteriormente puntualizar que el Gobierno regional podrá autorizar la presencia de perros y gatos en aquellos centros de venta que cumplan las condiciones de salubridad y espacio que se determinen reglamentariamente en el plazo de seis meses a partir de la aprobación de la ley. Pero estas condiciones aun no están elaboradas, cuando lo estén las tiendas tendrán un plazo máximo de dos años para adaptarse.

Por lo visto al fin se lo están tomando en serio, pero siempre con tibieza y lentitud. Como se puede dar un plazo de dos años cuando ya se haya determinado que no se cumplen las condiciones de salubridad, dos años en los que perros y gatos puedan estar malviviendo, ¿eso no es un maltrato? Y previo a esto, ¿existen condiciones adecuadas para que un perro o un gato viva en un escaparate? Tiende a prevalecer siempre la salud de los negocios, se piensa en puestos de trabajo y todo parece justificable.

Parece obvio que habría que unificar criterios, sentar una bases sobre las que cada autonomía pueda desarrollar su propia legislación según sus peculiaridades, así en change.org hay una petición muy ambiciosa que está cogiendo fuerza, solicitan una Ley Marco de Protección Animal, afirman que estamos en el país europeo que más animales abandona. Solicitan que el  "Gobierno de España debe impulsar legislación para proteger la tenencia responsable y garantizar sanciones contundentes contra quién maltrate, abandone o trate de forma irresponsable a los animales domésticos."



Más Info: Estudio de la FundaciónAffinity sobre el abandonode animales de compañíaen España 2014: interpretaciónde los resultados.

domingo, 22 de febrero de 2015

Se arrojó al vacio

  

Gilles Deleuze se suicidó en noviembre de 1995 en París, decidió despedirse de este mundo y de su grave insuficiencia respiratoria, arrojándose al vació desde la ventana de su apartamento en la avenida de Niel, tenia setenta años. Leo ahora, veinte años después, un obituario, es más que posible que no sea la palabra precisa, solo por lo feo que suena ya no lo es, de Fernando Broncano, catedrático de la Carlos III, que  hace disfrutar con cada palabra, tan diferente de tantas reseñas periodísticas vacias. Escribe Broncano:
"Qué incorrecta y sin embargo correcta expresión «arrojarse al vacío» pues el cuerpo se arroja a un espacio químicamente lleno mientras que el alma se arroja a un espacio absolutamente exento. Gilles Deleuze sufría de insuficiencia respiratoria, la enfermedad de los fumadores compulsivos, que va cegando lentamente la vida: el corazón no recibe suficiente oxígeno y trata de obtenerlo haciendo que el cuerpo intente inspirar con más fuerza y velocidad, pero este esfuerzo se traduce en una mayor insuficiencia respiratoria y los segundos se convierten en agonía interminable, pues dura años hasta que el corazón se cansa. Corazón contra pulmones, ambos contra una mente desesperada. Impulso de vivir hasta que el corazón se cansa. O, como le ocurrió a Deleuze, hasta que se cansa el alma."

Llego hasta Delauze a lomos de la ignorancia que me permite que mi capacidad para descubrir nuevos caminos sea imperecedera, arribo con las manos vacías y me quedo sorprendido leyendo frases como esta:

"Es sencillo buscar correspondencias entre tipos de sociedad y tipos de máquinas, no porque las máquinas sean determinantes, sino porque expresan las formaciones sociales que las han originado y que las utilizan. Las antiguas sociedades de soberanía operaban con máquinas simples, palancas, poleas, relojes; las sociedades disciplinarias posteriores se equiparon con máquinas energéticas, con el riesgo pasivo de la entropía y el riesgo activo del sabotaje; las sociedades de control actúan mediante máquinas de un tercer tipo, máquinas informáticas y ordenadores cuyo riesgo pasivo son las interferencias y cuyo riesgo activo son la piratería y la inoculación de virus. No es solamente una evolución tecnológica, es una profunda mutación del capitalismo".
Gilles Deleuze. Post-scriptum sobre las sociedades del control.

sábado, 14 de febrero de 2015

El cantante comunista


Lo primero debería ser explicar que el título de esta entrada no se me ha ocurrido a mi, no tengo tan mal gusto, porque si viene de una reseña de El Mundo, "El cantante comunista que ya peina canas", además de rojo, viejo parecen querer decir. Victor Manuel reivindica la memoria histórica en sus conciertos, dice el artículo que se ha declarado varias veces votante de Izquierda Unida, por lo tanto hay motivo para el título y debe arder en el caldero de Satán. Puestos a abrazarse a la simpleza, yo hubiese elegido "El cantante asturiano esta fetén" algo de lo que presume, de asturiano, con orgullo. Todo esto viene a que anoche estuvimos, acompañados por una enorme muchachada, en el Barclaycard Center Palacio de Deportes para asistir a 50 años no es nada. donde el cantante repasa su trayectoria y su biografía sentimental rodeándose de unos invitados de lujo: Serrat, Aute, Milanés, Rosendo, Poveda, Sabina... Ahora, solo un amanecer después, me ha dado por ver que se cuenta en la prensa digital y la cosa es descorazonadora lo que me ha impulsado a escribir estas líneas como se decía antes, no pretendo hacer una crónica del concierto, más que nada porque no sería capaz, solo me  conozco las canciones que se conoce cualquier españolito.

Asi que haciendo una busqueda rápida me sobresalta la visión de El Mundo del que he tomado prestado el titulo, espero no me reclamen derechos. Abc no va tan lejos, se centra en los problemas de sonido. Víctor Manuel, foco de las quejas en su arranque en Madrid: "¡No se oye nada". El sonido fue un desastre en los primeros compases del concierto, en un sector del fondo superior no llegaba el sonido o lo hacia con eco, sus intensos silbidos lo atestiguan, pero tras unas pocas canciones parece que termino solucionándose, al menos volvió la calma y el mediocre sonido típico del recinto. Me fije en algo que nunca había visto, las dos baterías estaban tras sendas mamparas, me recordó, salvando las distancias, a 24 Hours Party People cuando unos jóvenes Joy Division entran en estudio a grabar su primer disco, el productor agarrado a la botella de Jack Daniels les hace subir la batería al tejado para conseguir el sonido deseado. Muy recomendable la peli, lo de la batería no sé que tal irá. El caso es que es muy malintecionado el titular porque el concierto fue muy exitoso, el artículo termina afirmando "Víctor Manuel, aparentemente ajeno al tumulto, ha seguido con el guión previsto para su actuación" que simplemente es falso, cuando se entero se disculpó y se comprometió a volver a repetir el principio, cosa que no hizo amago de hacer al final del concierto pero después de tres horas es comprensible. En el otro extremo el diario global siguiendo en su caída libre, se olvida de los importantes problemas mencionados, intolerables cuando uno piensa en el precio del concierto y se centra en deshacerse en halagos hacia el poderío de Victor. Siempre hay excepciones y suele venir de los medios serios aunque menos mayoritarios, en este caso El Diario, siguiendo con la tónica nos quedamos con el encabezamiento, "Víctor Manuel y su Armada Invencible pueden con todo" que elegantemente hace referencia a todo lo sucedido en el show.

Y tras este bonito y siempre instructivo repaso, nos quedamos con La Canción de la Esperanza, en la que sorprende ver a Rosendo sobre un escenario sin su guitarra, "no se puede hablar de rock sin hablar de Rosendo" dice cuando le presenta, me quedo con eso.




"Siempre había soñado que se irían de una vez
nunca había soñado con un Rey.
Es muy desigual esta partida de ajedrez
ellos tienen votos y el poder"

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Vienen tiempos

El otro día escuche "La increíble historia de un hombre nuevo", de un tal Depedro, lo cierto es que no sabía quién era, pero esa  voz... La sentí dentro e intuí que vienen tiempos que cargan de esclavos las calles. Como soy un chico listo, con recursos, descubrí que quien estaba bajo el caparazón (como bien dicen aquí) de Depedro es Jairo Zavala, el que fuera cantante y guitarrista de La Vacazul. Aquí es donde quería llegar, a los primeros años dosmiles, a los conciertos memorables en el  Gruta77, Potato, HCD, Los Reconoces... En la mítica sala carabanchelera, venían tiempos de cerveza, humo, bailoteo y risas.
Depedro parece un proyecto digno de investigar por como suena y por como hablan de él los que saben. La increíble historia de un hombre bueno es su tercer disco con el que ha girado por todo el mundo, ser el guitarrista de directo de Calexico le ha abierto muchas puertas, previamente lo fue de Amparanoia y ha sido uno de los integrantes la banda de El club de la comedia.





Pero sigo con el momento nostalgia y lo que ahora me apetece escuchar es a ese grupo de Aluche que en 2004 saco un maravilloso disco, Vienen Tiempos, no fue un exito comercial -casi mejor-  pero en algunos medios especializados fue muy valorado. Estuvo, por ejemplo, en  lista de los diez mejores discos del 2004 de Rolling Stone, que quien la hiciera se ve que tenía criterio porque el primero fue "Las golondrinas etcetera" de Josele Santiago. A mi que no tengo mucha idea de aspectos técnicos musicales me flipaba la voz de Jairo, el hammond y la sencillez del grupo, nada pretencioso.


 


No encuentro vídeos decentes de las canciones que quisiera poner en la entrada, 
en los enlaces hay algunos que no están del todo mal.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Septiembre y las estaciones

Septiembre es el mes de los pijamas de rayas. Es maravilloso cuando llega el momento en el que la temperatura te permite empezar a ponerte ropa, aunque también disfruto cuando a principios de primavera o finales de invierno, siempre épocas de transición, cuando me calzo (que impropio me suena este verbo aqui, es más elegante de lo necesario, un verbo de zapatos) las chanclas y el fresquillo se cuela entre los dedos de los pies, que respiran aliviados tras meses embutidos en calcetines y calzado (otra vez, aquí si es pertinente) cerrado. Pero estábamos con las rayas y es que, como decía, me encantan (que mal suena esto). Tengo muchos pijamas que me han ido regalando a lo largo del tiempo, la mayoría rayados y como soy de naturaleza un poco desorganizado andan mezclados, con lo que nunca me pongo el pantalón con su correspondiente "parte de arriba". Se producen las mezclas imposibles, perfectas para la intimidad del hogar pero que no te atreves a utilizar en el exterior, salvo para sacar al perro por la noche. Rayas verticales que ascienden largas distancias desde los tobillos con sus contrarias horizontales, tonos muy diferentes que no pegan ni con cola, rayas y cuadros, ese anatema del estilismo.

Septiembre es el mes de los buenos propósitos, del inicio de curso, del final de las vacaciones, del regreso de los coches a la ciudad, del caos correspondiente. Septiembre es muchas cosas, hasta una maravillosa canción. Septiembre es una transición y ahí está la razón de su belleza, se acaba el implacable verano con sus mosquitos y esa canícula que te achicharra el cerebelo, pero a la gente le gusta, qué le vamos a hacer, los gustos mayoritarios son misterios insondables. Se acaba el estío (dicho así parece otra cosa, más apetecible) y empieza "elotoño" así todo junto, con su sol dorado al atardecer y todos sus tópicos. "Elotoño" lo describe Beatriz con la magia con la que las niñas despiertas ven el mundo.



"Las estaciones son por lo menos invierno, primavera y verano. El invierno es famoso por las bufandas y la nieve. Cuando los  viejecitos y las viejecitas tiemblan en invierno se dice que tiritan. Yo no tirito porque soy niña y no viejecita y además porque me siento cerca de la estufa. En el invierno de los libros y las películas hay trineos, pero aquí no. Aquí tampoco hay nieve. Qué aburrido es el invierno aquí. Sin embargo, hay un viento grandioso que se siente sobre todo en las orejas. Mi abuelo Rafael dice a veces que se va a retirar a sus cuarteles de invierno. Yo no sé por qué no se retira a cuarteles de verano. Tengo la impresión de que en los otros va a tiritar porque es bastante anciano. Jamás hay que decir viejo sino anciano. Un niño de mi clase dice que su abuela es una vieja de mierda. Yo le enseñé que en todo caso debe decir anciana de mierda.

[...]

Graciela, es decir mi mami, porfía y porfía que hay una cuarta estación llamada elotoño. Yo le digo que puede ser pero nunca la he visto. Graciela dice que en elotoño hay gran abundancia de hojas secas. Siempre es bueno que haya gran abundancia de algo aunque sea en elotoño. El elotoño es la más misteriosa de las estaciones porque no hace ni frío ni calor y entonces uno no sabe qué ropa ponerse. Debe ser por eso que yo nunca sé cuándo estoy en elotoño. Si no hace frío pienso que es verano y si no hace calor pienso que es invierno. Y resulta que era elotoño. Yo tengo ropa para invierno, verano y primavera, pero me parece que no me va a servir para elotoño. Donde está mi papá llegó justo ahora elotoño y él me escribió que está muy contento porque las hojas secas pasan entre los barrotes y él se imagina que son cartitas mías."



Beatriz es un personaje de "Primavera con una esquina rota" de Benedetti. La estación que tanto la desconcierta es el otoño austral. Aquí se puede leer el capítulo entero, merece la pena y sólo es un párrafo más. Dan ganas de borrar todo lo que he escrito y dejar únicamente el extracto de Benedetti. Por cierto, aún no me he terminado el libro.

Septiembre es mi mes preferido.


sábado, 23 de agosto de 2014

Cerrado por derribo



Extraída de Diagonalperiodico.net

Esta vez no hubo notificación, así han evitado que el apoyo ciudadano, impidiera la demolición, como ocurrió en el anterior intento. Es una noticia ya leída, ya escuchada: "Unos veinte agentes antidisturbios, según testigos, han desalojado el centro social okupado La Traba, en el distrito de Arganzuela, y han acordonado la zona. A continuación una excavadora ha comenzado su derribo". Se suceden los clichés periodisticos, se desgranan las actividades "un estudio de hip hop, salas de reuniones, ordenadores, un gimnasio y un bikepark, un espacio para acrobacias con bicicletas BMX, de los más grandes de Europa."
Sorprende ver la noticia en La Razón del inefable "Marhu" y no encontrar difamaciones, ni ataques al colectivo, incluso destacan uno de los puntos fuertes del lugar, "la pista indoor de BMX más grande de España, donde acudían a practicar con sus bicis muchos jovenes del barrio y expertos de la modalidad deportiva" Tal vez, lo único, la reiteración del término okupa que viniendo de este medio parece algo peyorativo. Y el clásico, "han impedido la recogida de material (ordenadores, micrófonos, material de los bikers, un proyector de cine...) del interior del centro social valorado, según un asiduo al CSO"



He estado allí, solo una vez, en un concierto, hace años ya, era un concierto que conmemoraba los 40 años del movimiento Skinhead aunque nosotros ibamos por los grupos que tocaban: Majaicans, Upsttemian y Nu Sports, el rollo rapado no nos importaba demasiado. Nu Sports, era la estrella de la noche, el grupo germano hacían, no sé si siguen en activo, un ska muy cañero, turbo ska le dicen, que a los pelaos les flipaba, bueno y a nosotros también. Los otros dos madrileños, a mi me gustan, pero en aquel directo estuvo desangelado, el personal estaba más dándose a los alcoholes y demás paraísos artificiales que a los ritmillos caribeños. Por fin salieron los de Stuttgart y fue la revolución, el sonido mejoró y la gente no paraba de bailotear.

No he encontrado ningún vídeo del evento, como en mi batallita aparecen los skins, lo ilustraremos con  Toy Dolls, que igual valen para un roto que para un descosido.






Y así termina mi pequeño homenaje a uno de esos sitios que te da rabia no haber conocido mejor.

martes, 5 de agosto de 2014

La cuerda

Háblame del mar, haz que la brisa erizando mi piel, la salitre en los labios. Que mis pupilas este en tus ojos, que tengamos reflejos de mar en la mirada, de paredes encaladas, los geranios en las ventanas del pueblito donde nos conocimos, con sus abuelos al sol, su estanco y el pilón en la plaza. Sácame los grises, invéntate mentiras que me eximan de esta condena, de estos barrotes que me mantienen tan lejos.

Ya no tengo para leer, no me dan libros, es como si hubieran tapiado la última ventana. Soló me queda este papel y el bolígrafo que me compraste en aquella tiendita  que te gusta tanto. Me voy apagando a pasos acelerados, la toalla ya está en el suelo, sólo espero la única visita que algún día, mas pronto que tarde, tendré. Ya ni tan siquiera me torturan, dirás que estoy loco, pero creo que lo extraño. Son ya semanas sin sentir nada que no sea esta tremenda desesperanza. El dolor físico me llevaba al odio que me hacia poner cara y uniforme al horror. De alguna manera era mi conexión con el mundo, con el que está fuera de estas cochambrosas paredes, estos miserables con sus vejaciones me llevaban tu mundo.






Tengo que despedirme, se acaba el papel y no sé si podré conseguir más. Perdona el tono de estas palabras que espero que te lleguen, siempre he tratado de evitar contarte mis experiencias más duras aquí. Es fácil hacerse fuerte así aunque imagino que se notaría cierta impostura e iría asomando cada vez con más descaro la testaruda realidad. Te decía que esto se podía soportar, que podrían encerrar mi cuerpo, pero solo eso, que siempre estaría a tu lado. Pero pasan los días, uno tras otro, como losas y reconozco que hay días en los que enloquezco. No puedo parar de preguntarme porque coño tengo que estar yo aquí, porque los esbirros del Chivo tuvieron que apresarme aquella noche como si fuera un peligroso terrorista !Qué por luchar por la libertad termine uno así! Sabiendo para mayor escarnio, que nadie va a  hacer ya nada por ti, los que estaban de tu lado o han acabado pasándose a las filas del enemigo, por una vida más cómoda o miran hacia otro lado, pensando que tuvieron suerte de no caer. Sólo quedamos cuatro pringados bajo rejas, nuestra existencia solo tiene un valor disuasorio como aviso a navegantes, el régimen tiene que exhibir su fortaleza y su mezquindaz de paso.

Te pido que seas mi ojos, no ya porque quiera seguir viendo a tu lado todo lo que vivíamos si no porque no se cuanto más voy a poder aguantar, perdóname, pero son ya seis años ya y hay días en los que lo único que añoro es una buena cuerda.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...