martes, 18 de octubre de 2016

Pet Shop

Están al otro lado del cristal, grueso, infranqueable, seguro, no para protegerles de una supuesta amenaza exterior, por seguridad, por la seguridad de un pingüe negocio. En un cubículo de cristal iluminado con una luz potente, fría y algo tétrica viven, en una suerte de Gran Hermano absurdo, expuestos al micromundo del centro comercial bajo carteles con precios desorbitadas. 

Me acerco con curiosidad, sabiendo que lo que voy a ver no me va a gustar nada, pero por cerrar los ojos no va a dejar de ocurrir, la táctica del avestruz casi nunca funciona. No hay demasiados, un par de bichones durmiendo plácidamente, un chiguagua toy (!?!) con cara de susto y otro de cuya raza no puedo acordarme jugando aparentemente alegre desconocedor de que para su desgracia es sólo un producto más en esta asquerosa sociedad de consumo. No hay mucha gente, es temprano por lo que está muy desangelado, pero ellos están ahí, siempre están ahí, expuestos. Cualquiera que pase puede puede asomarse a sus celdas transparentes entre un café en el Starbucks y unas compras en Zara, no se puede negar que es muy es práctico, pero con estos precios es difícil que termine pasando por caja para satisfacer a sus criaturas, de todos es sabido que a los niños les van muy bien las mascotas para su desarrollo. Ya es demencial ponerle precio a un animal y venderlo en una tienda como si fuera un bolso exclusivo, resulta que además es un negocio muy lucrativo y oscuro. Uno se aleja de allí pensando en sus perezosos perritos y en lo miserablemente absurda que puede llegar a ser esta sociedad en la que vivimos sin levantar demasiado la voz, no sea que nos vayan a oír.




Imagen obtenida aquí



Algo vamos avanzando, el pasado mes de agosto se aprobó en respuesta a la ILP de El Refugio la Ley de Protección deAnimales de Compañía de la Comunidad de Madrid que tiene como objetivo principal el sacrificio cero prohibiendo el sacrificio de los animales de compañía “excepto por motivos de sanidad animal, de seguridad de las personas o animales, o de existencia de riesgo para la salud pública o medioambiental”. Sobre las tiendas de animales establece que la adquisición de perros y gatos “se deberá realizar por catálogo y medios similares que no requieran la presencia física de los animales en la tienda”. Para posteriormente puntualizar que el Gobierno regional podrá autorizar la presencia de perros y gatos en aquellos centros de venta que cumplan las condiciones de salubridad y espacio que se determinen reglamentariamente en el plazo de seis meses a partir de la aprobación de la ley. Pero estas condiciones aun no están elaboradas, cuando lo estén las tiendas tendrán un plazo máximo de dos años para adaptarse.

Por lo visto al fin se lo están tomando en serio, pero siempre con tibieza y lentitud. Como se puede dar un plazo de dos años cuando ya se haya determinado que no se cumplen las condiciones de salubridad, dos años en los que perros y gatos puedan estar malviviendo, ¿eso no es un maltrato? Y previo a esto, ¿existen condiciones adecuadas para que un perro o un gato viva en un escaparate? Tiende a prevalecer siempre la salud de los negocios, se piensa en puestos de trabajo y todo parece justificable.

Parece obvio que habría que unificar criterios, sentar una bases sobre las que cada autonomía pueda desarrollar su propia legislación según sus peculiaridades, así en change.org hay una petición muy ambiciosa que está cogiendo fuerza, solicitan una Ley Marco de Protección Animal, afirman que estamos en el país europeo que más animales abandona. Solicitan que el  "Gobierno de España debe impulsar legislación para proteger la tenencia responsable y garantizar sanciones contundentes contra quién maltrate, abandone o trate de forma irresponsable a los animales domésticos."



Más Info: Estudio de la FundaciónAffinity sobre el abandonode animales de compañíaen España 2014: interpretaciónde los resultados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...