miércoles, 21 de diciembre de 2011

Llámame magufo

En ciertos ámbitos blogueros, blogs dedicados a la divulgación científica, existe una especie de campaña contra las "pseudociencias", las comillas tienen su sentido, ya que en ese saco parece que caben muchas cosas, tiene costuras fuertes.
Especial tirria le tienen a la homeopatía, algo muy en boga en estos tiempos. Casualmente desde que se dan cursos en Universidad Pública de Navarra y la Oms la ha reconocido, la cosa es más virulenta y prepotente. Éste adjetivo no es gratuito. Está claro que desde el punto de vista químico esta disciplina chirría, vamos es contraria a su lógica. Pero la milenaria medicina china del mismo modo puede ser denostada, como lo es el Reiki.


El chiste tiene gracia, para que negarlo

Si algún paladin del fundamentalismo científico lee esto, se lo primero que le vendrá a la cabeza, magufo, palabro con el que ridiculizan a todo aquel que osa no desprestigiar una disciplina que no es considerada cientificamente avalable, por no decir a los que abiertamente las defienden.

En el peor de los casos, si se tratase de un placebo, cosa muy discutible; el problema sería más bien de índole económico, pues el cuerpo humano se fortalece si supera ciertas enfermedades por si mismo; esto esta reconocido hasta por los más talibanes, así que se ahorra uno empastillarse. Claro está que para enfermedades como el cáncer o el sida no parece muy lógico utilizar ésta técnica.

La cosa tiene su gracia, pues muchos de los que denigran a la homeopatía, van de escépticos y defienden los transgénicos, algunos incluso desprestigian la agricultura ecológica, otros defienden vehementemente la energía nuclear.

Tengo allegados que utilizan estos productos y están más robustos que un arbusto.


Pd. Dicho todo esto desde el respeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...